LAS TECNOLOGIAS DE LA INFORMACION Y COMUNICACIONY SU INCURSIÓN EN EL DERECHO INFORMÁTICO EN LA ERA TECNOELECTRONICA AUTOR: DR. JESUS ALBERTO ZARRAGA REYES

ulac

articulo

LAS TECNOLOGIAS DE LA INFORMACION Y COMUNICACIONY SU INCURSIÓN EN EL DERECHO INFORMÁTICO EN LA ERA
TECNOELECTRONICA

AUTOR: DR. JESUS ALBERTO ZARRAGA REYES

 

En la presente época no corresponde referirse en forma parcial a la realidad que involucra a las Nuevas Tecnologías (NT), debido a que la integración de éstas a través de las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs) es de tal magnitud,que en la sociedad actual su uso está prácticamente relacionado directa o indirectamente con todos los campos del conocimiento y ámbitos de la vida cotidiana.

La continuación de la tradición habida hasta este momento,vinculada a la solución jurídica de problemas tecnológicos específicos, en función de un orden legal clásico y concreto, impide inferir a que todo el ordenamiento, principios y reglas, está implicado en el fenómeno tecnológico. De hecho en la actual era ¨Tecnoelectrónica¨, o también llamada ¨Revolución digital¨, existen normas y resoluciones judiciales sobre ¨Informática¨ en todas las áreas jurídica.

Lasposiciones que proponen conjugar a las soluciones jurídicas tradicionales soluciones de avanzada a los problemas jurídicos en donde interviene las TICs, desde un punto de vista de lato sensu, no coinciden con los problemas para los cuales fueron adoptadas las soluciones jurídicas inicialmente, ya que ello conlleva dificultades prácticas.

En tal sentido, corresponde desarrollar y aplicar categorías jurídicas elaboradas desde los principios propios de un ordenamiento jurídico de vanguardia, lo que se traduce en la construcción de una de las innovadoras rama del Derecho que se conoce como Derecho Informático, ideado para atender y regular los problemas surgidos en los campos de la telemática e informática.

El hecho de seguir aplicando formulas jurídicas clásicas para la solución de problemas jurídicos modernos asociados al uso de las TICS, indudablemente, genera consecuencias desfavorablesal menos para los profesionales del Derecho que en el ejercicio se ocupen de la resolución de cualquier problema bajo un esquema jurídico superado y no adaptado a la realidad de las TICs.

A sabiendas que no es siempre fácil encontrar la regulación jurídica adecuada a asuntos complejos que se puedan presentar en materia de las TICs, en especifico en los sectores de la Informática y telemática, precisa el estudio a profundidad del Derecho Informático.

En la práctica esto se manifiesta, por ejemplo en la remisión que hacen las partes involucradas en un litigio o los mismos jueces a los peritos informáticos , esta modalidad seria innecesaria en buena parte de los procesos adelantados si existiera un compendio jurídico de los problemas a examinar en esta rama del Derecho .

Ese compendio se acredita debido a que a medida que se incrementa la complejidad o la integración en la vida social del uso de las NT en los problemas o integración en la vida social derivan otros problemas jurídico informático-telemático objeto de estudio y legislación.

En este campo relacionado uso de las Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (NTIC), se producen complejas situaciones, interpretaciones y hasta confusiones, que conduce a la interrogante de ¿Quién aplicará la ley a cada caso concreto, como el asunto lo requiera?, ¿Cuál será la legislación a aplicar?, En los contratos electrónicos como por ejemplo los clickwrap, de comercio electrónico y afines, podrá establecerse la jurisdicción aceptadas por las partes, pero ¿qué sucede cuando el ámbito judicial no aparece designado en un contrato informático que pudiera ser concretado on line?, en este caso, se requiere claro conocimiento del Jurista del Derecho Internacional Privado, de las Leyes Modelos de la CNUDMI, del Derecho Informático comparado, e indudablemente, de la sapiencia y buen criterio jurídico del abogado especializado en Derecho Informático, quien además de demostrar interés que se adopten las normas contempladas en diferentes ordenamientos jurídicos sobre materia, amerita a su vez, requerir la aplicación de los principios universales del Derecho, como lo representa el Principio de la Buena Fe o Bone Fide .

ERA TECNOELECTRÓNICA

La ilimitada magnitud y proyecciones de Internet, ha configurado lo que en el escenario tecnológico actual, es catalogado como: la ¨Revolución Digital¨ o ¨Aldea Global¨, afirmándose que los impactantes cambios acontecidos en la presente era ¨Tecno electrónica¨, superan a lo ocurrido durante la Revolución Industrial.

Ante este innovador escenario que se configura en el ciberespacio, es válido afirmar, que este portento comunicacional favorece la integración humana, contribuye al desarrollo de las relaciones comerciales, diplomáticas, económicas, personales, políticas, entre otras, a todo lo ancho del planeta, he allí su incidencia en el campo internacional.

Entre las potencialidades del ciberespacio, es pertinente señalar, que este surge como un medio de conexión abierto, libre y con capacidad de autorregularse, tal como lo describe Lawrence Lessig , en su libro titulado: “Free Culture” (2004), en el defiende el uso libre, el espectro abierto y un modelo de flexibilización de los derechos de autor como nuevo paradigma para el desarrollo cultural y científico desde Internet, apoyándose en el movimiento del software libre de Richard Stallman. Lessig ha sido siempre defensor del concepto de copyleft. Los defensores de copyleft consideran las leyes de copyright como una forma de restringir los derechos de hacer y redistribuir copias de un trabajo propio. El copyleft se basa en el concepto de que todo usuario que reciba una copia de una obra artística la puede modificar, adaptar o utilizarla o redistribuirla de la manera original o en sus versiones derivadas.

Otro aporte relevantede Lessig es la creación, en 2001 de una serie de licencias alternativas a “Todos los derechos reservados” llamada Creative Commons (CC), en español equivaldría a: “[Bienes] Comunes Creativos”, consistente en mantener el Derecho del titular de la creación intelectual en unos ámbitos, y a la vez, permitir la libertad de otros.

Las famosas licencias CC no fueron las primeras, pero sí las que consiguieron concentrar el apoyo de las principales organizaciones de derechos online y asegurar la compatibilidad de las licencias en cada país. Creative Commons se destaca por estar al frente del movimiento copyleft que tiene como objetivo apoyar a construir un dominio público más rico proporcionando una alternativa de “todos los derechos reservados¨ del copyright, al denominado “algunos derechos reservados”. David Berry y Giles Moss han acreditado a Creative Commons con la generación de interés en el tema de la propiedad intelectual y la contribución al replanteamiento del papel de los ¨bienes comunes¨ en la “era de la información”.

Estos instrumentos jurídicos consisten en un conjunto de “modelos de contratos de licenciamiento” o licencias de derechos de autor (licencias Creative Commons o licencias CC) que ofrecen al autor de una obra una forma simple y estandarizada de otorgar permiso al público en general de compartir y usar su trabajo creativo bajo los términos y condiciones de su elección. En este sentido, las licencias CC permiten al autor cambiar fácilmente los términos y condiciones de derechos de autor de su obra de ¨todos los derechos reservados¨ a “algunos derechos reservados”.

Creative Commons pretende contrastar lo que Lawrence Lessig, fundador de Creative Commons, considera que es una cultura dominante y cada vez más restrictiva. Lessig describe esto como “a culture in whichcreatorsgetto create onlywiththepermission of thepowerful, or of creatorsfromthepast”https://es.wikipedia.org/wiki/Creative_Commons – cite_note-9 que traducido reza: “una cultura cuyos autores logran crear sólo con el permiso de los poderosos o de autores anteriores”. Lessig sostiene que la cultura moderna está dominada por distribuidores de contenido tradicionales con el fin de mantener y reforzar sus monopolios en los productos culturales como la música y el cine, y que Creative Commons puede proporcionar alternativas a estas restricciones.

En cuanto a la privacidad y regulación en las comunicaciones, Lessig, en un segundo libro: “El Código 2.0” (2009), sostiene que la posibilidad o no de compartir datos, de remezclar información y la extensión de la libertad de expresión dependen hoy del hilo de las decisiones técnicas y políticas que están configurando la nueva Internet. La razón de este enorme potencial de control sobre el ciberespacio no sólo se encuentra en el poder legislativo del Estado, sino en la arquitectura (el código) de las nuevas tecnologías. Hoy en día, por lo tanto, la ausencia de una discusión política, abierta y masiva sobre estas cuestiones ya no produce como antaño una libertad por defecto. Al contrario, deja campo libre a los grupos empresariales y al Estado para producir tecnologías a su medida. Emprender y extender esta discusión necesaria es el principal propósito de su texto.

Al respecto, es apropiado señalar, que aunque las comunicaciones en general ocuparon un importante lugar en siglo pasado, en pleno siglo XXI, la ciencia de la cibernética, informática, robótica, nanotecnología, telemática, y otros elementos de las TICs, están logrando un vertiginoso desarrollo a nivel mundial.

Como reseña adicional, se aprecia que las empresas creadoras de contenido digitales, han aumentado en forma acelerada y cuantitativa la inversión en el desarrollo de aplicaciones App, no sólo a nivel de programas de computación, sino que a su vez, están destinando importantes recursos para el desarrollo de las App, en dispositivos móviles y en juegos interactivos, generando con ello una innovadora modalidad de uso, principalmente en los denominados nativos digitales .

Por otro lado, es pertinente incluir en el ámbito del Derecho Informático, el teletrabajo (e-Working), ya que desde que la Informática se incorpora a las actividades del diario quehacer laboral, las emergentes formas de comunicación empleadas, hacen posible establecer permanentes contactos y acceder a múltiples recursos en el cumplimiento de las actividades asignadas, permitiéndose de esa forma el desarrollo de nuevas oportunidades de trabajo.
En este ascendiente y verosímil ambiente tecnológico, las redes informáticas, telemáticas y de tecnologías avanzada, han contribuido a la evolución socio-económica de los países, mediante la difusión, adaptación y utilización las nuevas tecnologías por parte de los integrantes de la SIC, dentro de la cual el teletrabajo comienza a ocupar un prominente lugar.

En este sentido, la incorporación en forma creciente de las nuevas tecnologías informáticas en las actividades productivas y su automatización, permite una eficiente prestación de servicios laborales determinados, en el exterior de las instalaciones pertenecientes a ente empleador, mediante lo que se califica como el “teletrabajo”, constituyéndose, por lo tanto, una figura contractual que adolece regulación específica en muchos países, y donde la legislación lo contempla, éste se ubica válidamente dentro del llamado contrato de trabajo a domicilio.

En relación a esta naciente actividad laboral, surge la pregunta: ¿Si, se puede trabajar desde el hogar o domicilio con suficientes garantías?. La respuesta a pregunta formulada, es afirmativa, sí se puede, siempre y cuando se disponga de medios electrónicos adecuados, y el trabajador según corresponda la actividad a atender posea los conocimientos de informática y seguridad necesarios para realizar la tarea encomendada en forma eficaz y eficiente, sin que dicha actividad laboral conlleve elevados desembolsos económicos para la empresa.
Es válido acentuar que la ciencia jurídica facilita la convivencia y seguridad jurídica entre todos los distintos componentes de la SIC, interrelacionándose en este contexto, las TICs con el Derecho, e incursionando en lo que se podría catalogar como una nueva dimensión de este último, al proveer normas orientadas a regular actividades que derivan de la Iuscibernetica, entendida ésta: “como la ciencia que estudia el control que tiene el hombre sobre la máquina en el campo del Derecho”.

Esta interrelación jurídico-social y las técnicas de formalización del Derecho, aplicadas a la informática, telemática y por consiguiente, al Internet y medios afines, se encuentra conformada en su parte sustantiva por las ramas del Derecho informático, que a su vez, comprende la jurimetría, Iuscibernética (informática jurídica y modelistica jurídica).-

Entradas recientes

Dejar un comentario